limpieza de motor de coche

Los mejores consejos para limpiar el motor de tu coche

¿No sabes cómo limpiar el motor de tu coche? Desde Hermanos Torres te mostramos las mejores recomendaciones para que tu motor quede como nuevo.

La limpieza del motor de tu vehículo es una labor de mantenimiento que es recomendable realizar cada dos años si el vehículo se utiliza principalmente para desplazamientos en ciudad.

Si el vehículo se utiliza para desplazamientos en zonas montañosas, lo más recomendable es realizar la limpieza del motor de tu coche de forma anual, debido a que es susceptible de acumular mayor elementos de suciedad como barro, tierra u hojas. La limpieza del  motor del coche permite conservar el aceite limpio y evitar su mezcla con otras partículas.

¿Cómo limpiar el motor de tu vehículo?

Compartimos contigo los consejos para limpiar el motor de tu coche en varios pasos. Si los sigues el propulsor quedará casi como nuevo, aumentando sus años de durabilidad. También optimizarás la calidad de funcionamiento al evitar la corrosión o cualquier otro problema que pueda surgir como consecuencia de la suciedad.

Proteger la carrocería y limpieza preliminar

Lo primero que recomendamos hacer es realizar la limpieza del motor con la ayuda de una máquina de aire a presión para retirar cualquier tipo de suciedad (hojas, ramas, pasto…) acumulada alrededor del motor y debajo del capó.

Seguidamente, cubre con un trapo o una toalla la carrocería y cualquier otra zona del coche en la que necesites apoyarte durante la limpieza. Así no rayarás el coche con las herramientas con las que trabajas.

Comprobar la temperatura del motor

A continuación comprueba si el motor está caliente, templado o frío. Lo más recomendable en la mayoría de los casos es limpiar el motor del coche a una temperatura media entre frío y templado, pero existen ciertos casos en los que conviene realizar la limpieza con el motor caliente.

Por ejemplo, si el motor no ha sido limpiado desde hace tiempo o tiene acumulada mucha suciedad, has de realizar la limpieza preliminar a una temperatura más alta esto hará que la suciedad se disipe más fácilmente.

Impermeabilizar zonas delicadas del motor

En esta etapa, utilizaremos plásticos y cinta aislante para impermeabilizar debidamente esas zonas del motor que no deben ser alcanzadas por el agua bajo ningún motivo. Los componentes eléctricos (distribuidor, batería, filtro, carburador) son los más susceptibles de causar una avería grave al motor si se mojan.

También hay que evitar eliminar el engrasado que es necesario en ciertas partes mecánicas para su correcto funcionamiento.

Humedecer el motor

A continuación, has de mojar el motor por todas las zonas no cubiertas de manera repartida y suave. No es recomendable realizar este paso de la limpieza del motor con manguera de agua a presión, pues podría resultar dañada alguna de sus partes al ser humedecido algún componente.

Aplicar un limpiador de uso múltiple

Ya humedecido el motor, aplicaremos un producto limpiador de uso múltiple. Con una brocha lo repartiremos alrededor de las superficies del motor con cierta rapidez para evitar que se evapore y seque sobre cualquiera de sus componentes. Para esas zonas de menor accesibilidad del motor es recomendable utilizar pinceles de menor tamaño. Emplea un cepillo de cerdas duras si el motor tiene una capa muy gruesa de suciedad o grasa.

Una vez finalizada la limpieza, mojaremos todo de nuevo para retirar toda la suciedad removida con el limpiador de uso múltiple. Asegúrate de limpiar y enjuagar cualquier resto de desengrasante que haya podido quedar sobre las piezas de la carrocería del coche.

motor coche

Retirar los plásticos que pusimos

Ahora retiraremos todos los plásticos utilizados para cubrir esas zonas del motor susceptibles al agua, procurando que el agua sobre ellos no se derrame sobre el motor.

Secado del motor

Utiliza una toalla o máquina de aire a presión para secar muy bien cada componente y superficie del motor. Una vez que todo quede bien seco, puedes emplear un abrillantador para que el motor quede aún más reluciente. Emplea una pistola para disparar el abrillantador sobre todas las partes, espera cinco minutos y a continuación pule con la ayuda de un paño de microfibra.

Es recomendable encender el motor unas dos horas después de haber culminado la limpieza, y dejarlo encendido durante 2 o 3 minutos. Y una vez que hayas realizado todas estas acciones el  motor de tu coche será menos susceptible a la corrosión, a  las averías y por tanto será un coche más fiable y seguro.