airbag abierto

Cómo funciona un airbag

El airbag es uno de los sistemas de seguridad al volante que más personas ha salvado. Pero ¿Cómo funciona un airbag? En Citroën Hermanos Torres te contamos al detalle los pormenores de esta tecnología tan importante para el conductor.

Cuál es la función del airbag

Vamos a lo básico. Como todos sabemos, el airbag es un sistema destinado a proteger a conductores y pasajeros que viajen en un vehículo determinado. La tecnología ha permitido colocar airbags no sólo en el volante, sino también en el salpicadero y en zonas laterales del coche para que todos los pasajeros puedan contar con este sistema de seguridad.

Básicamente consiste en una bolsa que al activarse se llena de aire y permite al ocupante caer sobre blando en caso de colisión. Dispone de múltiples sistemas para detectar el impacto y completar el proceso de hinchado en cuestión de milisegundos.

Historia del airbag

El airbag puede parecer un invento relativamente nuevo, pero lo cierto es que tiene ya un largo recorrido. El primer modelo empezó a desarrollarse en los años 50 y a mediados de los 70 se empezó a implantar en automóviles como el Oldsmobile Tornado.

El origen del airbag se remonta a los años de la segunda guerra mundial. Ya en aquella época, los pilotos de aviones llevaban un traje que se hinchaba de aire para que pudieran flotar en el mar. Esta tecnología podía detectar cuándo se iba a producir el impacto para así inflar las cámaras de aire y permitir al soldado permanecer sano y salvo.

Al finalizar la guerra, Estados Unidos fue el primer país en recuperarse de la catástrofe de la guerra; y por su puesto contaba con recursos suficientes para desarrollar investigaciones que pocas décadas después llevarían al hombre a la luna. Entre los distintos desarrollos, la industria aeroespacial comenzó a desarrollar algunos prototipos de airbag para sus aviones y naves.

Fue en 1957 cuando John Hetrick comenzó a trabajar en aplicar esta tecnología al sector automovilístico. Pero no sólo fue necesaria la idea del airbag. También resultó imprescindible el sensor electromecánico ideado por Allen Breed en 1967 para que este invento llegara al mercado. Así, en 1973 salió el primer modelo de coche en incorporar este sistema de seguridad destinado a ser una de las mejores protecciones ante un impacto.

Partes de un airbag

El airbag se compone de diversas partes que permiten su correcto funcionamiento:

Columna de dirección

Este componente se asegura de que la dirección de inflado sea la correcta.

Cubierta protectora

Es el elemento más visible de todo el sistema. Protege la bolsa de aire y el generador del gas. Cuando se produce la colisión, esta cubierta se rompe por una costura permitiendo liberar la bolsa rápidamente.

Bolsa de aire

Esta es la parte que mejor conocemos de todo el sistema. Se trata de una bolsa de tela cubierta por un tejido de neopreno, para protegernos de los gases calientes y las llamas emitidos por el generador (no te preocupes en el siguiente elemento explicaremos de donde viene tanta pirotecnia). El airbag lleva una serie de agujeros para que el aire escape y permita un equilibrado intercambio de energías entre el impacto y el cuerpo del conductor.

Generador de gas

Se trata de un explosivo. Si, has leído bien. Un explosivo que permite el rápido inflado de la bolsa de aire. Pero no te preocupes, porque esta detonación está controlada y es mínima. Un pequeño impulso eléctrico genera la explosión y, como consecuencia, la combustión del gas que contiene el generador. 

Unidad de contacto

La misión de este componente es asegurar el contacto entre el circuito eléctrico que proporciona la chispa de ignición y el pequeño explosivo que permite la liberación del gas.

Unidad de control

Es el dispositivo que asegura el buen funcionamiento de todo el sistema. Controla los airbags teniendo en cuenta las señales de los sensores de colisión.

Mazos de cables y conectores

Es justamente la conexión de cables que permite la comunicación entre los distintos elementos de todo el sistema.

Testigo del airbag.

Y ya pasamos a ese elemento que ves todos los días. Se trata de la luz en el cuadro de mandos que nos avisa del correcto funcionamiento del airbag. Se enciende al dar el contacto y, si todo va bien, se apaga pasados unos segundos.

¿Cómo salta un airbag?

Si has llegado hasta aquí, te puedes hacer a la idea del funcionamiento del airbag. El sensor de choque regula la activación del sistema. Cuando este se pone en marcha, se emite un impulso eléctrico que activa el pequeño explosivo, generando la liberación del gas. Este gas va a parar a la bolsa de aire que se infla, desmontando la cubierta y protegiendo al ocupante.

Se estima que la velocidad a la que sale el airbag está en torno a los 250km/h, inflándose en apenas 30 milésimas de segundo.